Noticias

#AsíVivimos | La Guardia Nacional

Marco Antonio Zamarripa González
Director General Consejo Cívico de las Instituciones Laguna

La Guardia Nacional anunciada por el Gobierno Federal es considerada por algunos expertos como una estrategia fallida, como un total desacierto que difícilmente podrá terminar con los niveles de violencia que existen en nuestro país.

Experiencias desastrosas las hemos vivido en los últimos dos sexenios al enfrentar al crimen organizado con el despliegue militar y que, al contrario de reducir la violencia, ésta ha aumentado.

La propuesta se busca elevar a rango constitucional para que, bajo el mando de la Secretaría de la Defensa Nacional, se otorgue el control total de los mandos operativos locales a la Guardia Nacional. Esta medida es vista como una puerta a la militarización de la seguridad pública ya que las fuerzas armadas no deben cumplir esas funciones.

También se sataniza al ejército como causante de graves abusos contra civiles y violaciones de derechos humanos, pero no es privativo de esta institución, también han sido numerosas las complicidades de corporaciones estatales y municipales al servicio de grupos delictivos.

Parece una decisión compleja, pues se busca atender la principal preocupación de los mexicanos en la última década. Las opciones que proponemos la sociedad civil son claras y puntuales sabiendo que las policías locales operan con muchas carencias, son insuficientes, poco preparadas, con bajos salarios, operan con poca infraestructura y equipamiento, prácticamente han estado en el abandono en muchas partes del país.

La política de la Guardia Nacional va en el sentido de darle continuidad al deterioro de las instituciones locales. Se debe optar por fortalecer el desarrollo de las policías a nivel local, a formar policías confiables y dignas. La evidencia presentada por la sociedad civil en las audiencias es determinante, sería un error ignorarla.

Estamos conscientes de que se debe dar un viraje a la estrategia, la cual evidentemente ha fracasado y terminado por desgastar a las fuerzas castrenses. Los cuerpos de seguridad que necesitamos en nuestro país deben ser predominantemente civiles. El rostro del Estado debemos ser los ciudadanos, los civiles. México está a tiempo de optar por una vía civil. #AsíVivimos