Entre las vacunas y la caída del sistema

Al día de hoy la plataforma de datos sobre Covid 19 del gobierno federal, registra más de 160 mil fallecidos a causa de la pandemia, de los cuales 100 mil (62% del total) eran mexicanos que tenían 60 años o más.

La vacuna representa un alivio

Con estas cifras, aunado al miedo y en algunas ocasiones pánico, que ha generado esta enfermedad, era de esperarse una saturación los sistemas digitales de registro, puesto que la vacuna representa un alivio para todas las personas y la vuelta a la tan anhelada “normalidad”.

Con más de 60, 12% de la población

Sin embargo, se debieron tomar en cuenta algunos datos antes de echar a andar la estrategia de vacunación que en esta segunda etapa busca vacunar este grupo poblacional y es que, de acuerdo con el censo elaborado por el INEGI, antes de la pandemia en México habitaban 15 millones 142 mil mexicanos que tenían 60 años o más, representando un 12% de la población total, de los cuales casi 2 millones viven solos.

Casi la mitad sin acceso al registro

4 de cada 10 adultos mayores, viven en condiciones de pobreza, por consecuente no tienen acceso a internet y les sería muy complicado registrarse, sumado a esto, este grupo poblacional es el que más discapacidades motoras, visuales y sonoras tiene, y en consecuencia necesitan del apoyo alguien para registrarse o para trasladarse al lugar de vacunación.

Se reconoce el esfuerzo de aquellos que van casa por casa registrando a las personas para que se puedan vacunar, sin embargo, el tiempo que llevará este método de registro será muy largo.

Necesario ampliar métodos de registro

Hoy más que nunca debemos observar cómo los países del norte dirigen sus estrategias de vacunación, registrando a la persona a través de una llamada, acudiendo a una clínica con previa cita, o con brigadas de vacunación que lleguen hasta las comunidades más apartadas (que es donde se concentran la mayoría de los adultos mayores que viven en condiciones de pobreza) y no apostarle todo a una página de internet que por obvias razones se va a saturar.

Los mexicanos ya hemos sufrido mucho por los trámites burocráticos en las clínicas y hospitales que hasta vidas nos han costado, hoy más que nunca debemos dar paso a estrategias eficientes de vacunación.