Los Diputados y la crisis de representatividad

El reciente anuncio de un par de diputados electos al Congreso Local de Coahuila y que acababan justamente de tomar protesta para ocupar su cargo de elección popular, hoy están solicitando licencia para separarse de su cargo.

Solo cinco días en el cargo

De confirmarse, hablamos solo de cinco días en el cargo. Esto sin duda provoca, primero, que se agrave la crisis de representatividad en este país, pues no nos sentimos representados y segundo, deja evidente la falta de perfiles y opciones dentro de las estructuras partidistas.

Golpe a la democracia

Este anuncio, es un duro golpe a la democracia, pues como ciudadanos se da el voto o preferencia a cierto proyecto, porque considera que ese candidato(a), es el más apto para ostentar el cargo, sin embargo, en muchas ocasiones se ve interrumpido el proceso, a cambio de otras aspiraciones políticas.

Necesarios cambios para impedir práctica

Definitivamente es un incentivo perverso, el permitir pedir licencia para contender por un cargo público, y de no ser favorecido, poder regresar al anterior cargo. Esto debería de cambiar y legislarse, para que en cierta medida concluyan con el cargo para el que fueron electos. Esta práctica no puede ser normalizada, ya que deteriora la percepción sobre los funcionarios públicos y os partidos políticos.

Reflejo de la poca participación

Estas acciones solo nos confirman lo que nos dicen las estadísticas, la indignación, el desencanto y que se refleja también en una apatía al momento de la participación ciudadana. Luego no nos sorprende que solo el 40% salga a votar en las elecciones del año pasado.

Elecciones caras

Las elecciones nos salen muy caras, para que tan a ligera se desliguen de los cargos. Este año, por ejemplo, el presupuesto del Instituto Electoral de Coahuila será de $499 millones de pesos, de los cuales $311 millones de pesos son para la operación del Instituto, y $188 millones serán para destinarse a los partidos políticos.

Ética pública y principios

Si bien son legales, estas decisiones de separarse de los cargos o pedir licencia para ir a ocupar otros, se trata de una cuestión de ética pública, de principios y de compromiso con los votantes, y se debe procurar legislar al respecto, para así poder mejorar la percepción en el sistema político.