Sí con las OSC

por | 21/02/2019


La sociedad civil es el contrapeso entre el país que queremos versus el país que estamos diseñando...Tomás Despouy.

Hace unos días el presidente López Obrador dio a conocer el anuncio donde ya no se transferirán recursos del presupuesto a organizaciones sociales, fundaciones, a organizaciones de la llamada “sociedad civil”, asociaciones filantrópicas, etc. Ordenó cortar de tajo dichos apoyos con el argumento de que son promovidas en su mayoría por grandes consorcios conservadores. Esto implica descalificar el trabajo de muchas personas que entregan su tiempo a ayudar a los más necesitados, a los más vulnerables y que también hacen visibles los rezagos, al diagnosticar y resolver los pendientes, pues buscan así incidir en política pública. Desde su campaña, se vislumbraba la poca confianza hacia la sociedad civil.

Grandes transformaciones con la sociedad civil

Que no se olvide que las grandes transformaciones en este país se han hecho por la participación de la sociedad civil organizada y su interés por solucionar problemáticas en su comunidad y su entorno. Muchas de las iniciativas transformadoras provienen de grupos organizados, tales como el IFE (hoy INE), el INAI, el Sistema Nacional Anticorrupción, CONEVAL, etc.

Si bien hay algunas asociaciones que no reciben recursos públicos y que no se ven afectadas por este recorte, si hay otras que cuya labor es atender a niños de la calle, casas hogar, atención a adultos mayores y algunas más de corte asistencialista que dependen un porcentaje de recursos públicos y que aun así tienen carencias.

Reducir la suspicacia

Más allá de desacreditar, recortar recursos y sobre todo generalizar, me parece que se debe trabajar en reducir esa suspicacia de corrupción anunciada, garantizando que dichas organizaciones sean ciudadanas y no de partidos políticos. Eliminarse esa creencia y esa suspicacia dotándolas de autonomía.

Ciudadanía activa

Hoy más que nunca se requieren ciudadanos activos, propositivos, dispuestos a señalar injusticias, malos gobiernos, servicios públicos deficientes y diversas necesidades. Solo así se podrán encarar los graves problemas en este país, percibiendo la participación cívica como un factor de cambio. #AsíVivímos