Cabildos caros y poco participativos

Ayer se publicó el Estudio sobre el desempeño del Cabildo del municipio de Lerdo, Durango. Las organizaciones que conforman Regidor Mx Laguna, dejaron ver en el estudio, un sin fin de áreas de oportunidad que merecen una larga reflexión. De entrada, me parece importante primero destacar que el Cabildo tiene en su mayoría mujeres, eso creo habla de que se han ido ganando espacios en la vida política, bien por eso.

Lerdo, el segundo más oneroso

En un comparativo entre los cuatro cabildos de los municipios de la Zona Metropolitana, se encontró que Lerdo es el segundo Cabildo más oneroso, pues al mes se destinan en sueldos de alcalde, sindica y regidores, poco más de un millón, solo detrás de Torreón que eroga casi un millón trescientos mil pesos.

El alcalde mejor pagado

Ambos municipios tienen una amplia diferencia en población, obviamente también en ingresos, pero sin duda resulta elevado. Por otro lado, el alcalde de Lerdo resultó ser el mejor pagado, al tener un sueldo bruto de $103 mil pesos mensuales, muy por encima de su homónimo de Torreón que percibe $88 mil, ¿se justifica?

Solo 3.6% a inversión pública

El gasto anual del cabildo es de poco más de $15 millones de pesos, equivalentes al 2.4% del total de los ingresos del municipio, mientras que a la inversión pública se le destina apenas el 3.6%. Lo que ha dejado mucho que desear es la pobre participación de los regidores en las sesiones de cabildo.

Poca participación

En un total de 77 sesiones que se evaluaron, resulto para varios regidores apenas y participaron, pues solamente tuvieron 4 y hasta 6 intervenciones efectivas. Si convertimos su sueldo anual, que ronda los $800 mil pesos, resulta que cada intervención costó casi $200 mil pesos.

Hacen falta regidores activos

Me parece un insulto, pues creo que los lerdenses merecen regidores activos, que analicen, propongan temas, discutan con argumentos los temas que vayan en beneficio de la ciudadanía. ¿por qué entonces hay algunos que participaron hasta 40 veces?, además esta baja participación no es de una sola fracción, sino que hay de todos los partidos.

Debemos seguir vigilando sus acciones

En fin, creo que todo esto agrava la crisis de representatividad, la falta de interés de los regidores de atender los problemas más importantes y que como ciudadanos tenemos que seguir vigilando sus acciones a través del monitoreo y la exigencia para el cumplimiento de las funciones que marca la ley.